Porqué las resinas vinilester resisten la corrosión

Porqué las resinas vinilester resisten la corrosión

Porqué las resinas vinilester resisten la corrosión

Una de las características principales de las resinas epoxy vinilester es que disponen de dobles enlaces en los extremos de la cadena polimérica, a diferencia de las resinas de poliéster, que los tienen situados a lo largo de la cadena. Esto hace que en la reacción de catalización de la resina vinilester, los dobles enlaces se saturen con mayor facilidad, mientras que en las resinas de poliéster, muchos de estos dobles enlaces no se llegan a saturar, y son susceptibles de ataque químico en contacto con elementos químicos agresivos.

El ataque químico de las resinas es debido principalmente a la hidrolisis de los grupos ester o al ataque de los dobles enlaces por acciones como la oxidación o la halogenación.

En las cadenas de las resinas de poliéster fumáricos e isoftálicos , los dobles enlaces están situados a lo largo de la cadena polimérica, siendo por ello muy susceptibles de ser atacados por la hidrolisis. Adicionalmente, muchos dobles enlaces no reaccionan durante la polimerización, por lo que pueden ser muy vulnerables a un ataque químico debido a la oxidación y/o halogenación. Por el contrario, en las resinas vinilester, al estar situados los dobles enlaces en los extremos de la cadena polimérica, reaccionan completamente durante la reacción de polimerización y con ello se consigue que tengan una estructura químicamente resistente.

Estas consideraciones anteriores explican porqué las resinas de vinilester son menos susceptibles a los efectos del agua cuando se emplean catalizadores como el peróxido de benzoilo. Cuando las resinas de poliéster conteniendo agua son polimerizadas con catalizadores solubles en disolventes orgánicos, el agua se absorbe a lo largo de la cadena polimérica afectando seriamente a la calidad de las resinas que se suponen curadas. Por el contrario, en las resinas vinilester, esta absorción no se produce y el curado no está afectado por la presencia de agua.

Hay que tener en cuenta que la presencia de agua es indeseable para la reacción catalítica, y por ello deberíamos de formular con la mínima cantidad posible de agua que puedan aportar los diferentes productos que van a formar parte de la reacción.

Los dobles enlaces de la cadena de una resina vinilester, situados en los extremos de la cadena, son muy activos y por ello la resina cura rápidamente. Ello explica que la cadena molecular pueda resistir mejor los impactos térmicos y mecánicos a diferencia de las resinas de poliéster en el que la saturación ocurre a lo largo de la cadena polimérica.

Un factor muy importante a tener en cuenta antes de la catálisis es la adecuada proporción de catalizador y el promotor. Ya que la función del promotor es la de activar el peróxido y liberar los oxígenos necesarios para la reacción, la relación inadecuada catalizador/promotor puede causar un curado incompleto aunque en apariencia se vea satisfactorio.

Un sistema catalítico típico es el del peróxido de MEK ( metil etil cetona ) con octoato de cobalto como promotor y la dimetilanilina como acelerador. Los peróxidos de MEK comerciales contienen cantidades variables del 8 al 11 % de oxígeno activo. El octoato de cobalto se encuentra disponible comercialmente en solución al 1, 6 y 10% . Hay que tener en cuenta que una solución al 10% introduce menos diluente en la reacción con la resina, mientras que una solución al 1% provoca el mínimo error durante la mezcla.