Avda. Pintor Xavier, 5 Entlo N - ALICANTE
Recubrimiento de superficies de hormigón

Recubrimiento de superficies de hormigón con resinas Vinilester de Swancor

El recubrimiento de este tipo de superficies es frecuentemente necesario hacerlo para proteger la superficie del ataque de productos químicos como ácidos y álcalis fuertes. Ejemplos de ello, son la bancada de una bomba, el cubeto de contención de un tanque de almacenaje, una balsa de recogida de aguas contaminadas, etc.

Preparación de la superficie

Para recubrir una superficie de hormigón se tiene que tener en cuenta si es hormigón nuevo u hormigón viejo. En el primer caso será necesario esperar un mínimo de 28 días para que cure el hormigón. Seguidamente y antes de la aplicación del recubrimiento, será necesario limpiar vigorosamente la superficie para eliminar el polvo y restos de material que pueda haber en la superficie.

En el segundo caso hay que preparar la superficie por uno de los siguientes métodos que se indican a continuación:

– Chorreado con arena abrasiva.
– Cepillado con cepillo de alambre.
– Limpieza por medio de llama, utilizando un soplete de acetileno. Este sistema es normalmente utilizado cuando la superficie de hormigón ha sido recubierta anteriormente con elastómeros, ebonita u otros materiales similares. La llama de acetileno a temperaturas superiores a los 3.000 ºC quemarán completamente los restos de materiales anteriores.
– Si los sistemas anteriores no se pueden aplicar por las razones que sean, se deberá aplicar una solución de ácido clorhídrico al 10% y dejarlo operar durante una media hora. Posteriormente se tendrá que neutralizar con una solución amoniacal y seguidamente aclarar con agua hasta eliminación total de los restos de los productos aplicados. Por último, dejar secar la superficie antes iniciar la operación de laminación.

Aplicación del primer

Para mejorar la adherencia del laminado a la superficie de hormigón, se deberá aplicar un primer por medio de brocha, rodillo o proyección. La resina utilizada deberá ser del tipo Swancor 984, que es una resina de alta adherencia sobre este tipo de superficies, y que habrá sido catalizada para conseguir un tiempo de gel entre 30 y 60 minutos. Esta información se puede conseguir a través de la Guía de Resistencia Química de Swancor, o consultando a su distribuidor, GLOBAL COMPOSITES.

Laminación

Una vez que se haya secado el primer y la superficie esté libre de “tack”, es decir, no esté pegajosa, se debe iniciar la laminación con mat del tipo ECR de 300 o 450 gr. Dependiendo de la agresividad del producto químico que pueda estar en contacto con éste laminado de protección , se deberán utilizar dos o tres capas de mat, seguidas de una o dos capas de velo de vidrio C de 30 gr. En el caso en que pueda haber presencia de Flúor , Hipoclorito Hidróxidos, tanto Sódico como Potásico , se deberá utilizar un doble velo sintético en lugar del velo de vidrio C.

Las capas de mat se deberán colocar solapadas entre 5 y 7 cm. para asegurarse la impermeabilización total de forma que el producto químico en cuestión no llegue hasta el sustrato de hormigón.

La resina utilizada para la laminación deberá ser resistente a los productos químicos que puedan estar en contacto con la superficie del hormigón al que hay que proteger. Para ello se deberá de consultar la Guía de Resistencia Química o al distribuidor de Swancor, GLOBAL COMPOSITES.

Aplicación de un Top Coat

Para terminar, se deberá aplicar una capa de Top Coat con la misma resina utilizada para la laminación debidamente catalizada. Este Top Coat se podrá aplicar a rodillo, brocha o por proyección.